Consulta

31 de enero 2009

No sabía qué más contarle a su psicólogo para mantener aquellos encuentros, dos por semana, a su consulta. Inventaba nuevos acontecimientos, alargaba tramas y simulaba recesiones en los avances.

Podía haberle contado la verdad, que se había enamorado perdidamente de su psicoanalista. Pero tenía miedo de curarse.

Anuncios

Revelación

19 de diciembre 2008

Era 5 de enero y no podía por más tiempo seguir ocultándoselo a su hijo. Estaba a punto de cumplir ocho años y consideraba que aquel año tendría que contarle toda la verdad.

Después de la cabalgata, lo llamó, apartado de sus hermanos pequeños y le contó el gran secreto: llevaba pidiendo el mismo camión teledirigido a Baltasar en los últimos treinta y siete años.

Published in: on diciembre 19, 2008 at 1:21 am  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

Decepción

21 de junio 2008

Les había advertido que en la piscina echaban un líquido especial que reaccionaba con la orina marcando con una gigantesca mancha rosácea a los niños que se hacían pis en el agua.

– ¿Qué pasó?, ¿No disfrutaste tal vez del día de piscina? -pregunté, ya en el coche, para romper su silencio.

– Me mentiste papá – me reprochó con tono de decepción.

Buscando calor

16 de junio 2008

Esa noche se había propuesto hacer caso a su amiga Pilar: unos cartones en el bingo eran la mejor forma de encontrar un nuevo ligue. Le ruborizaba incluso pensarlo, después de haber sido púlcramente fiel a Fernado durante más de cuarenta años; pero no quería ser una muerta en vida. Acababa de cumplir los sesenta y, pasada la crísis por la muerte de su esposo, cada día se sentía mejor. Le habían hablado bien de aquel bingo: buena gente, tranquilo, con estilo. No era asidua a ese tipo de establecimientos pero, para no tener que soportar una tarde más los reproches y risas de las amigas, se había propuesto dar el paso. Cote d’Oro, rezaba en luminosos dorados un amplio letrero que rodeaba la esquina. Entró con seguridad, calzada en unos taconazos de aguja, buscando una mesa al fondo de donde resguardarse de miradas indiscretas. Le sorprendió la rapidez: a los diez minutos, justo al terminar el primer cartón, un interesante cincuentón se acercó a la mesa. ¿Ocupado?, Tome asiento. Miguel, Maricruz, encantada. ¿Toma usted algo?, la invito. Gracias, un pacharán. El resto fue relativamente fácil: seis cartones, dos tragos más, tres de la mañana y un revolcón que le devolvió la vida.

A la semana él le pediría los 32.000 euros. Había encontrado un terreno en la sierra donde se mudarían para disfrutar de la tranquilidad y el mejor clima. Si te he visto no me acuerdo. Sentada en la misma mesa del Cote D’Oro lloraba amargamente mientras tachaba números de un nuevo cartón.

Buscando fondos

15 de junio 2008

Esa noche se había propuesto algo sin muchas complicaciones: presa fácil en un bingo. Uno de barrio, lleno de viudas y separados alcohólicos enganchados a las tragaperras. No era asiduo a este tipo de establecimientos, pero después de los de la última noche en el Casino, había que buscar algo urgente. Cote d’Oro, rezaba en luminosos dorados el letrero que rodeaba la esquina. Entró con seguridad, como siempre, y enfiló hacia na mesa al fondo buscando presa. La encontró rápido: unos sesenta años, peluquería de esa tarde y un extenso escote de pedrería. Maricruz de nombre. ¿Ocupado?, Tome asiento. Miguel, Maricruz, encantada. ¿Toma usted algo?, la invito. Gracias, un pacharán. El resto fue relativamente fácil: seis cartones, dos tragos más, tres de la mañana y un revolcón con olor a naftalina.

A la semana le pediría los 32.000 euros prometiéndole, como siempre, una segura inversión en unos terrenos donde levantarían su nidito de amor. Si te he visto no me acuerdo. Tomaba el sol dos días después en Marbella, de nuevo en la mesa de blackjack, cargado de efectivo fresco para el juego.

Percepciones

1 de abril 2008

No quería admitir que él era uno de ellos. Aunque todos lo sabían.

Published in: on abril 3, 2008 at 10:10 pm  Dejar un comentario  
Tags: ,