Conejo Blanco

9 de enero 2008

Se llamaba Alicia y llevaba persiguiendo a un conejo blanco durante todo el día. De repente, detrás de unos arbustos sobre los que descansaba la sonrisa de gato a rayas vio moverse algo. Sacó su escopeta semiatumática Stoeger 2000 y descargó dos cartuchos sobre el animal.

Anuncios

Cajas de galletas

31 de mayo 2008

Alicia no sabía por cuál decidirse. Dos latas llenas de galletas. Cada una con un letrero. Y no sabía que hacer, si engullir una de las azules con el cartel crecer o si de las rojas con el de decrecer. No había término medio. O gigante o enana. Cuando parecía que estaba a punto de abrir una de ellas se dio media vuelta y corrió a la churrería de la esquina.

Sombrerero loco

26 de mayo 2008

Estaba dispuesto a hacerlo. Por una manga de su camisa introduciría optimismo y por la otra sacaría pesimismo. La imagen del sombrerero loco, con Alicia tomando un té disertando sobre fiestas de no-cumpleaños le venía de repente a la mente. Y él, como el loco del sombrero absorviendo cosas buenas por un extremo y soltando todas aquellas que le traían mal rollo por el otro. Un giro a su vida: positivismo, positivismo y no dejar acercarse, si quiera, las que le hicieran sufrir, las grises, las oscuras. El mundo en color, como actitud vital. Si, es cierto, no había, al margen del país de las maravillas, ley física que sustentase tal teoría, pero pensaba que había otras cosas en el mundo igual de absurdas y sin embargo funcionaban. Él, al menos, lo iba a intentar.