AICILOP

30 de septiembre 2008

AICILOP. Lo veía avanzar lentamente por la calle en su dirección. De repente algo me paralizó y no supe qué hacer. Llevaba las bolsas en la mano, dos grandes bolsas azules y el cubo de la basura levantado por el asa, pero no supe cómo reaccionar en ese momento. Sabía que aquel era el momento, pero no pude echar a correr. Me paralizó saber que todo había acabado, que de aquel coche patrulla bajarían dos, quizás de tres agentes. Que en ese preciso momento estaban a punto de encender las luces azules mientras pedía refuerzos a la central. Que bajarían, como había imaginado tantas veces y me dirían que no me moviese que dejase las bolsas en el suelo. Sabía que yo no iba a poder reaccionar y que me quedaría allí, sin hacer nada, con los restos en las bolsas, derramando un regero sanguinolento en el suelo. Me pondrían las esposas, sin resistencia, me meterían en el coche y acabaría por fin todo. Estaba, en cierta forma, tranquilo; sabía que todo acabaría, que el final estaba cerca y que no tendría que seguir ocultando nada.

Por eso no corrí, justo por eso no salí huyendo calle arriba, ni entré de nuevo al portal, ni intenté deshacerme de aquellas dos bolsas azules que se aferraban a mis manos como parte de mi cuerpo. En el fondo deseaba que acabase pronto y dejar aquel calvario que me atormentaba.

AICILOP. Las letras, en orden inverso sobre el capó del coche, se acercaban poco a poco por la calle Espíritu Santo. No podía desviar la vista; no podía hacer nada más. AICILOP. El coche se acercó hasta rozar casi el bordillo de la acera en la que me encontraba. REspiraba lentamente, evitando no hundirme y caer como un plomo sobre el duro granito. El coche no encendió las luces, ni pidió refuerzos, ni dos agentes, ni tres, ni tan sólo uno bajaron. Giró la esquina lentamente y siguió avanzando calle abajo hasta perderse entre la gente. Tiré al cubo las dos bolsas azueles y empecé a imaginar otra nueva historia.

Anuncios

Amor

23 de septiembre 2008

Estoy seguro que es un cabrón. Que la quiere matar, que la obliga a hacer las cosas que ella no quiere, que cada mañana le dice: puta, si te vas de la lengua te la corto. Parecen felices así, cogiditos de la mano al salir de su casa, con esas niñitas rubias que seguro él le obligó a tener. A la fuerza. Seguro. Él la maltrata y la obliga a hacer como que es feliz para que los vecinos creamos que son una pareja perfecta, que se quieren, que se aman. Pero estoy seguro que esos gritos, en mitad de la noche, que ella intenta ahogar, no son de placer sino de dolor. Se que todo era una farsa, que ella sufría.

Mi amor, mi amor, mi amor, yo quiero lo mejor para tí. No estoy loco, como dicen esas putas de las vecinas. Los médicos me dijeron que ya estaba bien. No, no estoy loco; es que quiero salvarte de este animal. Es un capullo que no te quiere, que no sabe hacerte feliz. Se que me lo agradecerás eternamente. Aunque ahora grites y llores, y me pidas que no mate a las niñas. Y sigas abrazada al cuerpo de ese cabrón que acabo de matar.

Published in: on septiembre 23, 2008 at 2:33 pm  Comments (2)  
Tags: , ,

Botón rojo

19 de agosto 2008

Justo cuando estaba a punto de marcharme lo ví. Estaba escondido en la esquina. La esperaba aprovechando la oscuridad de aquella noche sin luna. Yo sabía lo que iba a hacer; sabía que justo cuando ella doblara aquella calle él aparecería, como de la nada, sin dejarle tiempo para reaccionar; sacaría la navaja y la clavaría sin compasión doce veces a la altura del estómago hasta dejarla tendida en el suelo sobre un charco de sangre. Después huiría tirando el arma en una alcantarilla cercana.

No sabía qué hacer. Ella avanzaba sobre unos finos zapatos de tacón, con ritmo acelerado, escondiendo algo bajo una gabardina que parecía de hombre. Las gafas oscuras no conseguían la función de enmascararla, más bienlo contrario.

Él se mantenía agazapado tras el saliente. Miraba la hora, con gesto nervioso o tal vez de una forma automática.

Ni un sólo ruido en la calle, tan sólo unos zapatos avanzando por el empedrado. No sabía qué hacer, intentaba incorporme pero no lo conseguía. Sabía que el momento estaba cerca, aunque se alargaba en un interminable tac, tac, tac de tacón-piedra.

No pude más, estaba muerto de sueño y la había visto por lo menos un par de veces. Apreté el botón rojo del mando y me fuí directo a la cama.

Blanca

25 de julio 2008

– Nos explotaba laboralmente. Desde que llegó, cambió nuestras cuentas del banco y gestionaba todos los rollalties de nuestras apariciones. El merchandising era decisión suya, … y todas las entrevistas.

– Acabó con nuestras vidas; para ella no éramos más que marionetas. ¿Qué váis a saber vosotros pequeñajos?, nos decía constantemente.

– Y nos acosaba. Se aprovechaba de nosotros, cada noche uno en su cama.- argumentaban uno tras otro, para sumar más y más razones que descargasen lo que acababan de hacer.

El mudo parecía el más nervioso. Gesticulaba y asentía a cada una de las palabras der sus compañeros.

El juez no daba crédito. La sala estaba a rebosar de prensa, el calor era axfixiante, gritos de niños, cuchicheos de mayores, lloriqueos escondidos por las esquinas. Los acusados tenían unas boces chillonas, se atropellaban al hablar, quitándose entre ellos la palabra y no era fácil hilar la muerte de aquella chica de cabello negro azabache y la tela de araña de odios, rencillas y envidias de aquellos siete pequeños señores. No aguantaba más.

– Quince minutos de receso -paró en seco el juez.

Tiempo 3. un minuto

1 de julio 2008

Sólo fue un minuto. Lo que tardó en llegar hasta el lugar donde ella se había precipitado desde la primera cubierta de aquella embarcación por el amazonas. Todo había ocurrido tan sólo un minuto antes, en aquella noche tibia y despejada subiendo el Amazonas. Hubo quien dijo que fue un accidente y quien busco un suicidio en aquella romántica forma de acabar con su vida. Justo en el punto del “encontro das aguas”, el lugar donde se juntaban, sin mezclarse durante varios kilómetros las aguas del rio Negro y el Solimones. Nadie supo nunca la causa por la que ua joven de apenas veinte años se arrojaba a aquellas aguas chocolate en su primera noche de bodas. Ni sus padres, ni familiares, ni amigos. Ni siquiera el joven marido, que dormía apaciblemente en el camarote especial que la agencia les había reservado. Nadie, excepto él, que corrió en su búsqueda apenas un minuto después de que ella saltase de la cubierta del Mango Manaus.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        .

Error

11 de junio 2008

-No serás capaz de matarme -espetó la víctima al asesino un segundo antes de que le hundiera, sin contemplación, la navaja en el pecho.

Por segunda, y última vez, se equivocaba esa noche.