Segundo

15 de diciembre 2008

Sólo pudo decir: bonito… bonito… Una magnífica desolación.

Su huella no fue la huella, su frase no fue la frase y él no fue el primero. El comandante Neil llevaba todo el viaje ensayando sus palabras, pero él no pudo más que soltar lo primero que se le vino a la cabeza sin pensar que allá abajo le escuchaban en directo unos cuantos millones de terrícolas.

Allí arriba, en el Mar de la Tranquilidad, su corazón palpitaba ingrávido como el primero.

The URI to TrackBack this entry is: https://elmejorescritordelmundo.wordpress.com/2008/12/16/segundo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. hola… me encanto el blog………buscaba agregartepero pues soy nuevo en wordpress y no supe como :I:I

  2. Eso si en realidad estuvo allí…
    Pero supongo que algo así te deja sin palabras, y la originalidad brilla por su ausencia


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: