Sísifo

30 de agosto 2008

Cada jornada malgastaba, al menos dos horas intentando recuperar el tiempo perdido. No conseguía ponerse al día.