El colchón de Kafka

9 de junio 2008

“Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto. Estaba tumbado sobre su espalda dura y, al levantar un poco la cabeza, veía un vientre abombado.”

Frank se despertó aquella mañana completamente roto; decidió no volver a cenar por las noches y cambiar ese colchón que le estaba destrozando la espalda. Con el sueño todavía pegado en las sábanas se dió media vuelta y volvió a repetir aquella frase que estaba seguro podía ser un buen comienzo.