Experimento cojonudo

1 de marzo 2009

Hacía un frío de cojones y le tocaba los cojones salir a la calle a aquella entrevista. Estaba hasta los cojones que todos pensaba que no tenía cojones, así que se presentó con el recorte de periódico en las oficinas. En el fondo estaba realmente acojonado.

-¡Manda cojones! -dijo nada más verle.

-Cojones, eres Luisito -le respondió- ¿qué cojones haces aquí?

– A esta puta entrevista de los cojones.

-Cojonudo tío, si quieres quedamos luego.

Anuncios