Navidad 1. Relleno

22 de diciembre 2008

No era el momento en el que la señora entrara y soplara entre sus plumas para comprobar tras su piel a punto de estallar el resultado del cebo. No era quello lo que más le dolía. Ni tampoco el preciso instante en el que el afilado cuchillo rebanaría su cuello. No eran las llamas del horno que ya no sentiría y que lo convertirían su piel en un crujiente cartón, ni cuando lo sirvieran rodeado de patata en el centro de una mesa cargada de alcohol. Ni siquiera aquellas tontas botas de papel que adornarían los muñones de sus patas. No. Lo que más le inquietaba era la vejación del relleno. Las ciruelas, orejones, piñones, trufa, trocitos de salchicha y lonchas de panceta, aceitunas y huevos duros que iban a ocupar el vacío de sus entrañas más íntimas. Sólo pensarlo y se le erizaban  todas las plumas del cuerpo.

Published in: on diciembre 22, 2008 at 1:02 am  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

Una cena

2 de julio 2008 

Estaba loco por Diana y quería sorprenderla. Preparó hasta el último detalle: se puso aquella camisa de seda que a ella tanto le gustaba, colocó velas por cada rincón de la casa, bajó las luces y abrió el mejor de sus viños. Diana llegaría en apenas una hora. De repente llamaron a la puerta. Al principio le contrarió aquel imprevisto en medio de una velada en la que había cuidado cada movimiento, pero abrió la puerta. En vaqueros y camiseta su vecina Lucía. ¿Tienes canela? -preguntó- Estoy preparando arroz con leche.

No pudo resistirse y la invitó a cenar.