La rana y la princesa

24 de julio 2008

La princesa acercó suavemente sus aterciopelados labios a la rana. Cerró los ojos, soñando con un príncipe de anchas espaldas y rubios cabellos. Tan sólo fue tocar los labios y obró el encanto, zasss: la princesa se convirtió en un bello anuro de largas patitas y verdes ojitos.

– Ahora te jodes -pensó la rana- republicana hasta las ancas.

The URI to TrackBack this entry is: https://elmejorescritordelmundo.wordpress.com/2008/08/11/cuentos-1/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: